El laberinto está compuesto por pasadizos y habitaciones intrincadas, ideado para confundir a quien entre e impedir que encuentre la salida. En el laberinto habitaron el Minotauro, Teseo, Dédalo e Ícaro. “En todo caso había un solo túnel, oscuro y solitario: el mío”. A veces soy híbrido entre instinto y lenguaje, otras héroe griego, algunas arquitecto de mi encierro y, otras tantas, libertad en caída libre.

jueves, 8 de enero de 2009

MASTURBACIÓN

Imagen por David Nebreda

Gracias a Anuar por su colaboración con este texto

La noche es el refugio de todos los que han sido condenados al ostracismo durante el día. La lluvia, que cae persistente sobre el tejado, no lava las heridas que abre la luz del sol sobre las pieles sedientas de castigo. La luna, ante ese panorama, está llena de miedos y se esconde entre nubes infinitamente amorfas.
Está en su habitación, solo. La cama está destendida desde hace semanas. En la mesa de luz hay cinco platos diminutos y tres vasos sucios y vacíos. Restos de comida se pudren en ellos y, por las noches, las cucarachas encuentran en ellos su alimento. Él come una vez al día, cuando la náusea del vacío le ordena saciar su estómago.
Son las dos de la mañana. Está desnudo. La piel parece estar siendo devorada por un musgo viscoso. Enciende un porro y mira al techo cubierto por telarañas. Los huesos y las venas parecen querer salir de ese cuerpo habitado por cuatro demonios. El olor de la marihuana esta vez no lo calma. Aspira buscando encontrar un placer solitario que lo haga huir del dolor. Pero no hay escapatorias. Llora como si fuera un niño, y no sabe por qué. Las lágrimas se deslizan por su cuerpo como ríos sin represas. La angustia llena de huecos el sentido.

Prende el televisor. Va al canal de siempre. Está la misma rubia de la semana pasada succionando un pene erecto. Otro hombre la penetra, con furia, por detrás; mientras una morocha le muerde los senos. Él saca su miembro de la ropa interior que no ha cambiado en días. El órgano no le responde. Lo golpea. Nada. Abre el cajón de la mesa de luz y saca una pastilla azul.
Una hora después, tímidamente, el falo cobra vida. La rubia ya no está en la pantalla, pero no importa, ahora hay una filipina lamiendo la vagina de una europea. Empieza a masturbarse. Tira una y otra vez de la carne que le duele. Lo hace con cada vez más fuerza.
Recuerda a su última novia diciéndole que se vaya, que ya no quiere verlo nunca más. Y sigue tirando de su pene con vehemencia. También acude a la mente la supuesta mejor amiga de su chica, bajándole el cierre del pantalón. Y ahora aprieta fuerte su miembro, como lo hacían los labios de esa mujer disfrazada, por él, de tentación.
Agarra sus testículos con furia y ve nuevamente la cara de su última novia mirándolo en el balcón, mientras una versión posmoderna de Lilit le practicaba sexo oral. Sigue masturbándose con violencia y rapidez. No quiere acabar. El semen se escapa; no así las lágrimas. Insiste. Ese hijo de puta tiene que vaciarse para dejar de lastimarlo. El falo parece bañarse en ácido y le arde, pero el dolor le es dulce.
Los dientes se clavan en su mano izquierda. El esperma cae y también la sangre. Muerde aún más su mano y siente el sabor dulzón del líquido escarlata que se le escapa por la comisura de sus labios. Súbitamente, agarra su miembro teñido por un blanco mezclado con rojo, y tira de él hasta sentir que lo arranca. Ahora sí ha acabado.

14 comentarios:

Amorexia. dijo...

tremendo! terrible! magnifico, la obseción enferma como objeto de arte.

Saludos desde mi oscuridad, buen 2009.

Desde un laberinto dijo...

Me alegra que te haya gustado. Es todo un halago que a alguien que escribe desde su oscuridad, le haya gustado este texto que intenta ser extremadamente oscuro.
Sabés? creo que la oscuridad tiene que ver con lo que quise expresar a través de este texto: vacío.
Un fuerte abrazo para vos, y gracias por tus palabras, excelente 2009 para vos y tu familia

LadyinBlack dijo...

A mi me dio impresión... no se si son mis hormonas pero me repele leer o ver cosas que se me figuran desagradables. Ojo, no tiene que ver con lo escrito, ya que posiblemente sea esa la sensación que querés causar.

Desde un laberinto dijo...

Lady, entiendo que te haya dado impresión y que te resulte desagradable, es lógico. Creo que hay que ir mas allá de todo eso, hay que ver el vacío, la tristeza, el autoabandono, la culpa y el castigo.

La candorosa dijo...

Acabar...
Término que permitiría en este caso diferentes acepciones.
En este caso, poder acabar con los recuerdos, con la mente, con el cuerpo... y hasta se podría decir: con la vida.

Un gusto volver de visita por aquí, estimado!!
Le mando infinitos abrazos con todo mi candor, como corresponde!!!

Desde un laberinto dijo...

Así es, las palabras son polisémicas y quise jugar con el significante acabar y sus múltiples significados.
Gracias por venir por aquí nuevamente, más abrazos para vos!

dèbora hadaza dijo...

auch que regreso!!

terrible y doloroso texto y sin embargo bueno

abrazotes señor, siento a ver estado tan lejos ultimamente, saludos

bueno la verdad no lo siento, la luna de miel es genial :D

jajajaja abrazo

Desde un laberinto dijo...

hola linda, cómo andás? me alegro que te haya gustado mi regreso a través de este texto!
Espero que hayas bebido toda la miel... ;)
beso!

SUPNEM dijo...

"No hay nadie que haya jamás escrito, o pintado, esculpido, modelado, construido, inventado a no ser para salir del infierno"

NEbreda

Desde un laberinto dijo...

SUPNEM:
Aún así no sé si alguna vez se sale del infierno... Yo creo que dormir te impide ver. Todos estamos más o menos anestesiados, más o menos dormidos. Abrir los ojos te deja ciego de tanto dolor...
Bievenida al laberinto!

ezequiel dijo...

laberinto... pude leer los textos cuyos nombres me impactaron mas! porque tanta obsecion, placer, dolor...? temas muy recurentes por lo que veo... pero me resultaron muy atrapantes!
espero que sigas escribiendo y poder entender la recurencia de tus temas... y poder lograr atraparte con algun escrito mio... exitos,y que sigas bien!

Desde un laberinto dijo...

Ezequiel:
Bienvenido al laberinto. Me preguntás por qué tanta obsesión, placer y dolor... sólo puedo decirte que son los temas más humanos que existen. Si uno escribe sobre el ser humano, no puede obviar esos temas. Me alegro que te hayan atrapado, yo también espero seguir escribiendo; el aliento de gente como los que entran a leer y me dejan su opinión sobre lo que escribo contribuye bastante a que lo siga haciendo. No busques explicaciones racionales acerca de la recurrencia de los temas. Como decía Wilde, "Me sorprende que se haya definido al hombre como un ser racional ¡Definición prematura, si las hay! El hombre es todo lo que se quiera, menos un ser racional"
Ya pasaré por tu blog, para dejarme atrapar con tus escritos. Un abrazo y nuevamente gracias!

El Zorro dijo...

Es simplemente la sintesis de los sentimientos que existen en el ser llamado "hombre", es un poema oscuro que en cierta magnitud me identifica, que a la vez me exalta y me tranquiliza, es el lado oscuro que todos tenemos y que siempre ocultamos tras nuestras multiples mascaras. Me gusto mucho quisiera leer mas textos suyos. gracias.

Desde un laberinto dijo...

Zorro:
Gracias por venir al laberinto a sacarte las máscaras y mostrar tus oscuridades que son universales. Me alegra que te haya gustado el texto y ya sabés, estás invitado a seguir leyendo mis textos, tanto los que previos a este como los posteriores. Saludos