El laberinto está compuesto por pasadizos y habitaciones intrincadas, ideado para confundir a quien entre e impedir que encuentre la salida. En el laberinto habitaron el Minotauro, Teseo, Dédalo e Ícaro. “En todo caso había un solo túnel, oscuro y solitario: el mío”. A veces soy híbrido entre instinto y lenguaje, otras héroe griego, algunas arquitecto de mi encierro y, otras tantas, libertad en caída libre.

lunes, 20 de abril de 2009

CONFESIONES DE OTOÑO




Tengo ganas de llorar. Ni si quiera sé bien por qué. Sólo sé que pasa de vez en cuando, más de en cuando que de en vez. Sólo sé que las paredes parece que me apretaran tanto que no me dejan respirar. Y es justamente en esos días cuando me aparecen estas ganas de que exista una navecita espacial que me deje abandonar la tierra por unos días, semanas, meses, años o vidas. No sé. Algo que me de paz.

Últimamente me estoy sintiendo demasiado bueno para nada. Asisto a mi caída con un silencio cómplice de mis fracasos. Me hundo sin saber dónde. Si por lo menos supiera eso, podría gritar que alguien venga a sacarme. Pero todo es igual, o tal vez no, pero yo no puedo ver las diferencias que se ocultan detrás de tanto gris oscuro.

Ya tiré las semillas. Dejé que cayeran en la tierra, esperando ver nacer nuevos tiempos. La tierra era estéril. Las semillas se secan bajo el sol y nada nace. Me pudro y pudro.

Tengo miedo. Me tengo miedo. Te tengo miedo. Les tengo miedo. Nos tengo miedo ¿Qué hago mas que matar todo antes que nazca? Voy por la vida abortando mi vida. Y vos, ¿vos qué? Vos también me tenés miedo; ¿quién no me tiene miedo?

Quiero escribir por que las palabras extinguen los actos. Pero no puedo escribir ni tampoco puedo actuar. Soy un muerto, una pausa constante, un embalsamado que no gana respeto.

Nunca voy a ser un buen escritor, sino mirá lo que hay acá. No, no te ilusiones, tampoco seré buen psicólogo, buen profesor, buen hijo, buen padre, buen nada. Soy como un auto viejo que se queda a mitad de camino. La fuerza siempre se me acaba antes de llegar.

No, no lloro, y no sé qué es peor. Las lágrimas ya no me sirven de nada. No hay guías ni recetas. Nunca sabré qué es lo que hago bien y qué es lo que hago mal; por que algo mal hago, por que algo bien, no. Por que no sé llegar, por que golpeo puertas en casas inhóspitas. Y hoy, hoy llegó el otoño, con su primer día frío, y estoy afuera de todo y adentro de nada, sintiéndome cada vez más solo.


13 comentarios:

Anónimo dijo...

Matate viejo, hay giles con problemas piores que se queja menos. Aburguesarse es cosa así.

Desde un laberinto dijo...

Anónimo/a:
Gracias por venir al laberinto con tus sugerencias. Te informo que en mi espacio hago lo que quiera. Gracias

Marshmallow dijo...

eh la soledad tiene su lado piola, preguntale a spinoza sino...



otonial as hell


abrazou!

Amorexia. dijo...

Yo no aspiro a ser un buen escritor, ni siquiera aspiro a ser un escritor malo con un buen libro, no aspiro a tener un exito de ventas, aspiro a ser yo y con eso me basta, escribo por que estoy vivo y viceversa, estoy listo!

Saludos ausentes.

Lolo dijo...

Primeramente, cualquiera el comentario del anónimo! Que se mate él, por cobarde. En fin.

Segundamente, me gustó el texto en su faceta narrativa! En su contenido, debemos reconocer que todos tenemos nuestros otoños. Pero a mí me re va el otoño, me pone pilas, me da más gana de enfrentar el frío y lo seco.

Y Marsh tiene razón con lo de la soledad.

Buen escrito, abrazoooo!

Yeya dijo...

Raros sentimientos que nos abarcan de cuando en vez, tienes razón cuando aparecen las sin razones de nuestros ser y nuestra existencia. Me gusto tu escrito, coincidimos un momento de soledad!!

Desde un laberinto dijo...

Marshmallow:
seguro que la soledad es positiva, siempre y cuando sea uno el que la elija. Otro abrazo

Amorexia:
Aunque no aspires a ser buen escritor, ya lo sos. Me alegro que vivas por la escritura y escribas por la vida, ojalá yo pudiera. Saludos

Lolo:
Y sí, es fácil escribir desde el anonimato. Me alegra que te haya gustado el escrito. A mí también me gusta el otoño, me gusta el invierno, me gusta la primavera y el verano. Amo que sea cíclico, que haya un verano para que se extrañe el invierno y viceversa. Tal vez eso sea la clave, no? Mutar, transformar, morir y renacer para volver a morir. Te mando otro fuerte abrazo lolín y gracias por pasarte!

Yeya:
Bienvenida al laberinto, me alegro que te haya gustado mi escrito. Esperemos que las cosas dejen de llegar de cuando en vez y empiecen a pasar sólo de vez en cuando. Ojalá los dolores tuviesen nombres, uno sabría a quién echar... Saludos, gracias por venir y dejar tus palabras

melquíades dijo...

A mí me gusta el invierno para tomar té, dormir la siesta, usar bufandas y hacer sopas; el otoño me exacerba la alergia.

J. Eliel dijo...

Hombre!
Usted aspira a ser amante del otoño, digo yo que el otoño es una estación que se queda en la aproximación del invierno, y es inconexo al verse destierro del verano; pero no lo asusto, mi estimado, que a muchos espíritus nos encanta el otoño la razón del otoño: tiene sus maravillas, secretas, escondidas, pero arrebatadoras.
Usted es escritor del otoño, porque quizá, sea en estas fechas en que le salen las palabras más sinceras del interior, mire esto: "las palabras extinguen los actos", le digo que me encantó.
Y que le hablo de usted en esta ocasión, porque tiene mi respeto.
Y luego volvemos al tú: Ema, aún en el otoño sigues maravillándome con tus exhalaciones pasionales de vida y muerte. Le has dado ese toque reconocible por doquier que este laberinto le lleve a uno.

¡Un abrazo desde el caluros verano del trópico!

Anónimo dijo...

Y de vez en vez nos pasa....

Respeto a ser un buen escritor(?) No, no lo es, es aun más que un buen escritor!

Un buen psicólogo..(?) apostaria a que si!

Un buen profesor(?) Lo dudo... es un excelente profesor, almenos lo fue para mi, aunque muchas veces no valoramos lo que tenemos en frente, y no le demos pelota,llegaria a decir que fue uno de los mejores y mas aún lo sigue siendo!!!

Un buen hijo (?) De seguro q si!


Un buen padre(?) nadie lo nace siendo o no(?) todo se aprende! y de seguro que tambien lo seria!!


y por lo de que algunas veces nos quedamos a mitad de camino, siempre ahi alguien que esta ahi para darnos un empujon!


* Y para cada vez que se sienta solo, recuerde que hay persona que quizas no presente fisicamente, pero están de corazon pensando!

Un Beso y Abrazos!!

Desde un laberinto dijo...

Melquíades:
Es que el invierno tiene ese no se qué del brebaje caliente para que salga vapor de la boca, de los vidrios empañados, de la ropa suave al tacto. Pero el otoño tiene la vida pintada color sepia, color nostalgia, rayitos tímidos de sol que dan luz entre tanto gris. Le doy la bienvenida oficial al laberinto y le mando un abrazo. Gracias por pasar y dejar sus pasos.

J. Eliel:
Tal vez por eso el otoño me guste, por que está indefinido, por que puede ser verano algunos días y otros días puede ser invierno. Me gusta por que se adapta mas que yo, por que no necesita estancarse en alguna categoría, me gusta por que fluye. Yo no soy escritor, yo sólo soy un cursi mediocre que a veces cree tener algo para decir. Creo que en todo caso me debería dedicar a escribir frases sueltas, jaja, algunas de las que digo, gustan, después las arruino con más texto. Gracias por pasarte nuevamente, por dejar tus pasos y traer algo de la tibieza del trópico. Un abrazo color sepia

Anónimo:
Me dejó pensando tu comentario, ahora quedé lleno de preguntas... ¿Qué es ser aún más que un buen escritor? ¿Cuál es la garantía que sustenta la apuesta de que seré buen psicólogo?
Parece que fui tu profesor... (qué miedo que mis alumnos o ex alumnos entren acá). Aún habiendo tenido la horrorosa experiencia de tenerme por profesor, ¿podés decir que fui excelente? ¿qué habrás aprendido entonces, qué te habré enseñado?, ¿qué huellas habré dejado?
Con respecto a lo de buen hijo, no creo que mis padres estén de acuerdo...
A veces tengo ganas de que el empujón me lo den pero al abismo, jaja.
Yo necesito las presencias, estoy invadido de ausencias.
Saludos

PD: Basta de anónimos, hay que dar la cara y hacerse responsable de las palabras.

Ex alumn dijo...

Me refiero con lo de ¿Qué es ser aún más que un buen escritor?,es ser un escritor verdadero,queque sabe que lo que escribe llegara a los que lo leemos.ya que deja su esencia en cada palabra que escribe,un buen escrito de no temerle a nada, a los comentarios malintecionados y pocos constructivos, a eso me refiero!

La garantía que sustenta la apuesta de que será un buen psicólogo...creo que si usted estad estudiando eso,es por algo que legusta, en otras palabras su vocacion, y bueno todos tenémos una meta, y aspiramos a ser mejores no(?)

Mil disculpas si le molesto mi paso por su Laberinto y aún mas mi comentario...

Y por lo de horrorosa experiencia(?) un poco nomás ;)

Por lo de excelente profesor,creí haberselo dicho, para mí lo fue así.

qué huellas habrá dejado(?) sus palabras,y por lo demás queda en cada lo que aprendió creó...

Bueno sin más que decir...

Saludos y buen miercoles!!

m-love. dijo...

aaaaaaaah (:
un besito che,
muuuuuuuuuy lindo el blog,.